Interior del oído

Pérdida auditiva, conceptos básicos

Una de las principales funciones del oído es la de convertir las ondas sonoras en vibraciones que estimulen las células nerviosas, para ello el oído tiene tres partes claramente diferenciadas. Estas secciones están interconectadas y son el oído externo, el medio y el interno. Cada parte tiene funciones específicas dentro de la secuencia del procesamiento del sonido.

La pérdida auditiva es la inhabilidad para percibir o interpretar los sonidos.
Las pérdidas auditivas pueden ser desde una dificultad para oír sonidos suaves o entender el habla, hasta una sordera completa. La pérdida auditiva no es como  escuchar los sonidos con el volumen muy bajo. Pero existen generalmente ciertos sonidos o tonos que son más difíciles de oír que otros. 

Todos experimentamos cierto grado de pérdida auditiva, ya que es un proceso natural de la edad. Entre los 30 y 40 años, las células ciliadas del oído interno comienzan a morir. 

El proceso es muy diferente para cada persona, pero aproximadamente una de cada 10 personas tienen una pérdida auditiva de cierto punto que requiere el uso de un audífono.

Tipos básicos de pérdida auditiva

Hipoacusia de conducción
Ocurre cuando hay un problema en una parte del oído externo o medio. La mayoría de las personas con hipoacusia de conducción tienen una deficiencia leve que suele ser temporal porque en la mayoría de los casos se puede tratar médicamente.

Hipoacausia neurosensorial
Ocurre cuado la cóclea no está funcionando correctamente porque las pequeñas células pilosas que recubren su interior están dañadas o destruidas. Dependiendo del grado de deficiencia, una persona que la padezca puede ser capaz de oír la mayoría de los sonidos (aunque más apagados), solamente algunos sonidos o ningún sonido en absoluto. Las deficiencias auditivas sensoriales casi siempre son permanentes y pueden influir negativamente e el habla.

Hipoacusia neutral
Ocurre cuando existe un problema en la conexión que une la cóclea con el cerebro. Neural significa relativo a los nervios, de modo que en este tipo de hipoacusias el nervio que transporta la información sonora desde la cóclea hasta el cerebro está dañado.