Depresión

Problemas asociados a la pérdida auditiva

Cuando una persona pierde audición piensa que sus problemas consisten únicamente en que va a tener inconvenientes para escuchar en buenas condiciones pero lo cierto es que esto es solo la "punta del iceberg".

La pérdida auditiva es limitante. Esto significa que las personas que sufren pérdida de audición van a ver como su mundo va a irse quedando cada vez más limitado por la imposibilidad de realizar o participar en actividades que hasta ese momento si que hacían. Lógicamente, si buscan remedio a esta pérdida se podrán evitar todos los problemas.

Los problemas de perder audición

Cuando una persona pierde audición el proceso que sigue suele ser siempre muy parecido. Lo que más cuesta es asimilar que hemos perdido audición pero una vez asumido esto podrá buscarse remedio.

Al perder audición nuestra percepción del mundo va a ir cambiando. Empezaremos a oír con dificultades y eso nos irá limitando nuestra actividad social y familiar. Primero iremos renunciando a las actividades fuera de nuestro entorno familiar, como puede ser la asistencia a espectáculos, cenar o comer fuera de casa, o incluso ir al cine para después recluirnos cada vez más tiempo en nuestra casa. Llegará un punto en el que incluso las reuniones familiares serán incómodas puesto que no se podrá seguir las conversaciones.

A partir de este momento, y siempre que no hayamos tomado medidas, podrán empezar problemas aún más serios. Diferentes estudios han confirmado que las personas que sufren pérdida auditiva tienen un mayor número de accidentes domésticos, por ejemplo. Pero más allá de todo esto hay problemas aún mayores y más relacionados con el aislamiento al que se van a ver sometidos las personas que pierden audición y no ponen remedio.

El aislamiento es la puerta de acceso a situaciones más graves como la baja autoestima, la irritabilidad, el estrés, la ansiedad e incluso la depresión. Para no llegar a ello hay que buscar soluciones a tiempo. Acudir al centro auditivo AudioClinic S.L es el primer paso para atajar la pérdida auditiva.